Albert Rivera: «Ciudadanos hoy ya podemos decir que gobierna 400 capitales de España».

El líder de Cs, Albert Rivera, ha reaparecido tras la mayor crisis interna de su partido con un mensaje de firmeza ante todos los que le piden que reconsidere su ‘no’ a investir a Pedro Sánchez. «Si algunos piensan que el ‘sanchismo’ tiene que campar a sus anchas que presenten un partido político«.
Así habla por primera vez de la crisis interna, después de que el pasado lunes varios miembros de la dirección dimitieron por discrepar del giro a la derecha y de la negativa a pactar con el PSOE.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha rechazado este viernes las presiones del líder del PSOE, Pedro Sánchez, y «sus tentáculos», insistiendo en que no facilitará su investidura como presidente del Gobierno.

Por primera vez desde las dimisiones conocidas el pasado lunes en la dirección del partido, Rivera se ha referido a las críticas internas, y lo ha hecho en un duro discurso de cierre de filas pronunciado ante el Consejo General de Ciudadanos reunido en Madrid.

«Si algunos piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas, que presenten un partido político«, ha dicho Rivera, quien también ha defendido que el partido toma sus propias decisiones, que deben ser «libres y sin tutelas», en referencia a las «presiones» para facilitar la investidura de Sánchez.

El presidente de la formación naranja ha utilizado un símil fluvial para reclamar unidad interna alrededor de su posición: «Veo este partido como uno de los grandes ríos de Europa. Es posible venir de afluentes distintos, pero estamos juntos. Siempre seré el presidente de todos, pero sumar es mejor que restar. Todos los que queráis remar en esta dirección, somos compañeros y lo seguiremos siendo».Ha insistido Rivera una y otra vez en su rechazo a facilitar un gobierno «del sanchismo», y ha presumido de ejercer «la libertad» frente a presiones diversas: «Siempre respetaré la opinión de una patronal, un sindicato o un medio de comunicación. Pero siempre pediré libertad para tomar decisiones», ha añadido, para recordar a continuación que su compromiso es con los votantes. «Los 4,2 millones de españoles que votaron a Ciudadanos en las elecciones generales del 28 de abril son los únicos que nos deben importar«, ha subrayado, recordando la promesa electoral de no mantener a Sánchez en la Moncloa.

Sin embargo Rivera también ocupó parte de su tiempo para desvariar e indicar que el partido naranja gobierna en 400 capitales de España. «Ciudadanos hoy ya podemos decir que gobierna 400 capitales de España».

 

Frente a la reclamación del «sentido de Estado» que el propio Rivera exigió a Sánchez en 2016 para facilitar el gobierno de Rajoy y que ahora le piden a él desde distintos sectores internos y externos, el líder de Ciudadanos ha afirmado que «lo que es una cuestión de Estado es que haya una oposición firme al sanchismo».

«Estos días me siento más convencido que nunca de lo que tenemos que hacer»

El discurso de Rivera se ha producido ante unos 160 representantes de Cs, entre miembros del Consejo General –el máximo órgano entre congresos–, integrantes de la Ejecutiva y líderes de los Comités Autonómicos. Rivera ha estado arropado por los principales dirigentes del partido, como Inés Arrimadas, José Manuel Villegas o Fran Hervías, y también por la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, el candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, o el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín. Igualmente, han asistido al acto personas que fueron candidatas en las últimas elecciones autonómicas, como Daniel Pérez Calvo (Aragón) o Isabel Franco (Murcia), pero que no forman parte de los órganos de dirección.

En cambio, no han participado en el encuentro el líder de Ciudadanos en el Parlamento Europeo y responsable de Economía y Empleo, Luis Garicano, ni el aspirante a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, los dos principales representantes del sector crítico. Garicano e Igea son dos de los cuatro miembros de la Ejecutiva que, en la votación del lunes pasado, abogaron por replantearse el veto a Sánchez y abrir una negociación para la investidura, junto a Fernando Maura y el eurodiputado Javier Nart, que acabó dimitiendo.

Tampoco estaba, al no formar ya parte de la Ejecutiva, Toni Roldán, que dimitió el lunes pasado como secretario de Programas y Áreas Sectoriales y portavoz adjunto en el Congreso. Roldán se despidió arremetiendo contra la estrategia de Rivera de elegir al PP como socio preferente, evitar pactos con el PSOE y no combatir a Vox.

Rivera ha indicado que Ciudadanos está formado por «gente libre, con libertad de opinión y de decisión». «Pero todos unidos, juntos, remamos en la misma dirección y trabajamos por ese proyecto», ha añadido. Haciendo una metáfora, ha indicado que a Cs «llegan diferentes afluentes», con gente procedente de la sociedad civil y del mundo de la política que, «juntos y unidos», forman «un gran río de libertad, igualdad y unión». Se trata de un proyecto que «se ha hecho grande, tiene mucha más agua y muchos más matices» y ahora «es mucho más fuerte», ha asegurado.

«Siempre seré el presidente de todos los militantes de Ciudadanos porque siempre he creído que sumar es mejor que restar y unir es mejor que dividir», ha explicado. Rivera ha animando a todos a trabajar juntos por la libertad y la igualdad y hacerlo «de la mano de los ciudadanos». Porque «son los únicos que nos deben importar, los que nos han prestado su confianza», la cual debe ser devuelta «con trabajo, lealtad, palabra y convicciones», ha agregado. Por ello, ha reiterado el mensaje de la campaña de que Ciudadanos intentaría ser una alternativa de gobierno a Sánchez y que si no había una mayoría parlamentaria suficiente, se quedaría en la oposición.

«Estos días me siento más convencido que nunca de lo que tenemos que hacer», ha asegurado, indicando que a un partido que nació en Cataluña enfrentándose al «establishment nacionalista» y sufriendo «amenazas de muerte» no le va a importar lo que digan «el señor Sánchez y sus tentáculos».  A continuación, ha urgido al candidato del PSOE a la Moncloa a buscar los apoyos necesarios para la investidura recurriendo a «sus socios», Unidas Podemos y los partidos nacionalistas e independentistas, con los que, según ha recordado, ya pactó en comunidades autónomas y municipios.

Sin embargo, ha rechazado la idea de que Cs está «empujando» a Sánchez a pactar con esas fuerzas políticas y ha defendido que es él mismo quien «se está tirando en plancha» hacia ellas en lugares como Navarra, Baleares, el País Vasco o Cataluña. «El sanchismo es eso, pactar con los que quieren destruir tu país y con los populistas, solo por estar en el poder», ha afirmado. Y frente a eso, «que haya una oposición firme al sanchismo es una cuestión de Estado», ha afirmado. Una oposición «moderada, liberal, limpia y libre» que, en su opinión, solo puede hacer Cs, no el PP, habiendo perdido más de 70 escaños y siendo una oposición «débil y manchada de corrupción», ni otros que hacen una oposición «radical», en alusión a Vox.

El presidente del partido naranja se ha comprometido a vigilar al futuro Gobierno y oponerse a posibles «privilegios y concesiones a nacionalistas y golpistas», así como al «sablazo fiscal» a los ciudadanos, reclamando «una política económica sensata y una fiscalidad moderada».

Respaldo de Villacís y Aguado a Rivera

Antes de iniciar la reunión a puerta cerrada del Consejo General, ha hablado Rivera, como suele ser habitual, pero en esta ocasión también han pronunciado sendos discursos Villacís y Aguado, que han contribuido a reforzar la imagen de unión transmitida por el líder naranja.

Villacís ha destacado la nueva etapa que comienza para Cs gracias a los resultados electorales obtenidos en las elecciones generales y en las autonómicas y locales, que le han permitido formar parte de 400 gobiernos municipales. Además, Rivera ha señalado que Cs gobernará comunidades como Madrid, Murcia y Castilla y León y lo intentará también en Navarra y Aragón.

«La única presión que me importa es la de esos 4,2 millones de personas que han votado a Ciudadanos para que no les mintamos, no les defraudemos y mantengamos nuestro compromiso», ha dicho la vicealcaldesa de Madrid a quienes les piden que invistan a Sánchez.

Aguado, por su parte, ha dicho que Cs ya no es «un partido bisagra», aunque eso sea lo que desearían el PP y el PSOE, y que se ha convertido en una alternativa a «40 años de bipartidismo». «Hay gente» en el partido «que ha aguantado y aguanta carros y carretas, y ahora no nnos van a temblar las piernas», ha advertido, reivindicando la libertad de Ciudadanos para tomar sus propias decisiones.

Asimismo, ha aprovechado para alabar la figura de Rivera, «el único capaz de mantener firme el timón ante la tempestad y la tormenta». «Cuando los líderes lo hacen bien, hay que cuidarlos y arroparlos», ha defendido, agradeciendo al presidente de Cs que aguante pese a las «muchas presiones» que recibe.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba