Así no se defiende el taxi. Ni el taxi ni nada

huelga de taxistas

No entiendo cómo hay tanta gente, especialmente en la izquierda, que lo tiene tan claro en este asunto de las protestas del sector del taxi. Será que a mí lo de las consignas me va poco, y que no veo demasiada diferencia entre unos trabajadores y otros trabajadores, a pesar de saber, obviamente, que detrás de los VTC hay multinacionales que en ningún caso son simples intermediarios, y que no fomentan ningún tipo de ‘economía colaborativa’, sino que aprovechan precisamente la coyuntura económica y las limitaciones de un tipo de licencias de servicio público para haber creado y mantener un negocio y una posición de fuerza. Una posición que se podría debilitar con la simple equiparación de las licencias VTC a las de taxi. Pero no va de eso el asunto.

El asunto va primero de un sector no estratégico ni fundamental que lleva siendo tratado como si lo fuera desde los tiempos de la dictadura. Porque cuando hablamos del taxi, y lo mismo da si hablamos del tradicional o de Uber, Cabify o el que sea, estamos hablando de un servicio público de una relativa exclusividad y perfectamente prescindible, excepto por los puestos de trabajo que genera. Esto no deberíamos olvidarlo, no estamos hablando de transporte colectivo ni sostenible, ni de un servicio que cualquiera se plantee permitirse habitualmente.

Después, tratando del sector del taxi tradicional, hablamos de un sector regulado (de base monopolística pública, que me parece perfecto) pero en el que se han permitido todo tipo de barbaridades de una forma absurda: desde vender unas licencias que nunca debieran haber sido de propiedad particular sino de alquiler municipal, hasta fijar un precio libre en su traspaso. Y eso cuando hablamos de una licencia que en origen concede un ayuntamiento por poco más que los gastos de gestión (hoy, aunque no se conceda ninguna, siguen teniendo un precio en Madrid de 491€, pese a que entre particulares se traspasen, especulación mediante en muchos casos, por 150.000€ o más).

Pero todo esto casi es lo de menos. Lo que de verdad sorprende es que pongamos el grito en el cielo por la precariedad y la explotación a la que someten esas nuevas empresas multinacionales a sus ‘colaboradores’ (que está muy bien que lo hagamos), y que en base únicamente a eso algunos se posicionen tan claramente a favor de una parte, sin siquiera percibir que por cómo está construido el sector del taxi, al que apoyan, y especialmente en las grandes ciudades, en muchos casos no están defendiendo los dignos y por comparación muy bien remunerados trabajos de un sector público, sino a muchos propietarios y multipropietarios de licencias; ‘emprendedores’ sin más mérito que el haberse endeudado o el tener capacidad inversora, y que además no trabajan y viven de explotar a chóferes que no han podido permitirse comprar una de esas licencias de oro.

Loading...

A mí, sinceramente, lo que me gustaría es que ya que nos va tanto la marcha de unirnos a reivindicaciones varias, reivindicásemos para este sector del “transporte público” prescindible, una regulación sensata, rigurosa, municipal de verdad, en la que no se pudiera especular, ni acaparar, ni explotar a nadie. Ni a unos ni a otros.
Porque este no es como otros casos en los que no he tenido ninguna duda y desde el principio he tenido claro dónde estaba mi lugar, como en las huelgas de transportistas contra la patronal o contra el gobierno de turno, o la de los estibadores, o incluso la de los ‘privilegiados’ controladores aéreos que ya anunciaba privatizaciones. Ahí siempre me he visto al lado del trabajador, sin importar su ‘estatus’ económico, porque todos deberíamos aspirar a vivir lo mejor posible y no a igualar por abajo. Este caso es mucho más complejo y espinoso, y de verdad que me sorprende, insisto, esa facilidad de algunos para elegir bando cuando yo aquí no veo bandos.

Lo que sí veo, y esto dice mucho de por dónde van los tiros, es a unos energúmenos utilizando una violencia desproporcionada con hechuras de fascistas, y no contra los que dictan leyes y normas, sino contra personas que solo intentan ganarse la vida de forma absolutamente legal, por más que entren en mínima competencia con ellos. Y ahí sí tengo claro de parte de quién estoy.

Madrid:

Barcelona:

Pepito Grillo

iniciativadebate.net

¿Quieres enviarnos tus articulos o notas de prensa en castellano?

Gostarías de enviarnos os teus artigos ou notas de prensa en galego?

MÁNDANOS UN CORREO A: diario6@diario6.com

Necesitamos tu ayuda

La falta de libertad de prensa es un grave problema de nuestra sociedad. Ayuda a la prensa independiente, aquella sin ataduras a las multinacionales y a las subvenciones del partido gobernante. Haz posible la independencia del periodismo. Por una información veraz, una democracia más justa.

Seguir en Facebook !

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.