Carta a Vox de un abogado que fue un menor inmigrante de acogida

Sidi Talebbuia es un abogado de 33 años y activista por los derechos humanos. Este miércoles escribió un mensaje en Twitter que ha logrado muchísima repercusión.

Talebbuia nació en los campamentos saharauis de Tinduf, en el desierto del Sáhara en Argelia. Con diez años viajó a Sevilla para pasar el verano con una familia española. Tres veranos después, se quedó en España de manera permanente, con otra de las familias de acogida, por problemas de salud. Fue acogido de forma permanente por una familia con la que vivió hasta, ya de adulto, independizarse y mudarse a Madrid.

«Hace más de 20 años llegué a España sólo. Mis padres que fueron abandonados por España en 1975 no podían acompañarme y preferían que aprovechara la oportunidad de poder estudiar y tener un futuro mejor», comienza el abogado en la red social. «Dado que no tenía más de 10 años yo era un #MENA«, aclara.

«En aquel entonces, nadie me etiquetó como #MENA, ni me acusó de ser un potencial delincuente, ni las abuelas que paseaban por El Barrio me temían. Mis vecinos se volcaron conmigo, me cuidaron y protegieron… me trataron como lo que era, un NIÑO», asegura.

El abogado indica que «como niño extranjero que llegué a España sin mis padres o como me etiquetarían algunos ahora #MENA«. «Yo jamás he cometido un delito, jamás he participado en la comisión de infracción alguna y jamás he sido detenido por la @policia@guardiacivil«, aseguró.

Talebbuia señala que en España recibió apoyo «desde el 1º momento he recibido cariño y apoyo por la maravillosa sociedad sevillana, de la que me siento parte. Desde el 1º momento mi familia española me acogió y trató como a un hijo más. Desde el 1º momento mis profesores me trataron que al resto de niños. Nunca como #MENA«.

20 años después, el abogado indica que intenta devolver parte de lo que le brindó la sociedad española, «practicando una abogacía social con @AbogaciayDDHH y @icam_es concienciando en materia de #DDHH y denunciando las injusticias».
«¿Cuántas veces tenemos que repetir las barbaries del siglo XX?», se pregunta.

«Hoy me avergüenza ver los comentarios de algunos políticos, me sorprende la falta empatía y me preocupa la “alarma” social que algunos pretenden generar a cambio de un puñado de votos, votos que cosecharán gracias al engaño y la manipulación, votos que estarán manchados de sangre», señala Talebbuia.

Y finaliza: «Porque un crío, español o extranjero, lo llames niñato, #MENA, estudiante, menor o cómo te dé la gana, nunca dejará de ser eso… UN NIÑO. Y es deber de toda la sociedad cuidarle y protegerle, es deber de la sociedad educarle e integrarle».

Carta a Vox de un abogado que fue un menor inmigrante de acogida

https://spanishrevolution.org

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: