Cuixart, President

juicio a los presos políticos

Tengo que escribir este artículo con los pies porque tengo las manos en carne viva de tanto aplaudir al president d’Òminum Cultural.

Hoy hemos asistido a un recital en el Tribunal Supremo, donde Jordi Cuixart ha dejado por los suelos al Ministerio Fiscal desmontando una a una todas las acusaciones amparándose en los derechos básicos de reunión y manifestación, que es lo que se produjo delante de la Conselleria de Vicepresidència, Economia i Hisenda. Las preguntas del fiscal han sido surrealistas, basando la mayoría de sus preguntas en si Cuixart reconocía la autoría de unos tuits, pero la gota que ha colmado el vaso ha sido cuando en un tuit del 20 de septiembre pedía “aislar actitudes violentas”, lo que el fiscal hábilmente -o vilmente- ha aprovechado para insinuar que eso lo decía porque él ya preveía que pudiera haber actitudes violentas. Un disparate.

El resto del interrogatorio ha seguido basándose en tuits. Tanto los que él había escrito como los de Òmnium. Incluso un tuit de un tal David que Òmnium retuiteó, pero las culpas a Cuixart. Sedición, rebelión, organización criminal y construcción de la Estrella de la Muerte. Unos tuits en 2019, en España, ese país que al haberse quedado en el siglo XV no puede alargar más. La censura propia de un régimen dictatorial impera aún hoy en día. Ese régimen que gente con la dignidad de Jordi Cuixart va a derrumbar.

Loading...

Entre lo más destacable se encuentra también que Cuixart ha afirmado contundentemente que su prioridad ya no es salir de la prisión como si lo fue cuando tuvo lugar su declaración ante el juez instructor, sino que después de haber pasado 500 días en prisión su prioridad era acusar al estado y denunciar la vulneración de derechos y libertades tanto en Catalunya como en el estado español.

Uno de los vídeos que ya ha terminado de desmontar todas las acusaciones del fiscal ha sido uno en el que se le oye gritar nítidamente a los manifestantes delante de la Conselleria que mantengan siempre una actitud responsable y pacífica, ya que sus bases siempre han sido la resistencia pasiva y la no-violencia. Pero la España en blanco y negro no puede entender esto. Esa es la razón por la que ellos ya han perdido.

El juicio en su totalidad es una farsa impropia de un estado de derecho y democrático, pero por lo visto, no impropio de España. Porque esta es la España de verdad. This is the real Spain.

I amb el somriure, la revolta.

German Gonzàlez

Sé el primero en comentar !

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.