Cargando...

El Gobierno gasta 46.000 euros en limpiar a diario los Falcon de Pedro Sánchez

El Falcon 900, la ‘pesadilla’ que comenzó a perseguir a Pedro Sánchez durante el pasado verano por el uso que ha hecho de él, vuelve a escena. El Ministerio de Defensa acaba de licitar un contrato para la limpieza exhaustiva de estos aviones de transporte para autoridades. Es una partida de algo más de 46.000 euros, que se autoriza con el Gobierno todavía en funciones y que afecta también a los Airbus A310 que se utilizan para servicios de VIP.

El pasado viernes 16 de agosto, con Sánchez descansando en el Palacio de Las Marismillas de Doñana, el Ministerio de Defensa publicó la licitación de este contrato para la “limpieza de aeronaves de transporte del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas”. El objetivo, según se puede leer en el pliego de condiciones, es encontrar una empresa que deje los aviones de transporte en perfectas condiciones, tanto después de cada uso como mediante una limpieza más profunda que se suele realizar de forma periódica.

En el mismo pliego de condiciones se puede comprobar que el Gobierno utiliza prácticamente a diario estos aviones. Ya sea el presidente o alguno de los ministros. También los emplea la Casa de SM El Rey. Así, en el documento se expone que el 45 Grupo de las Fuerzas Aéreas estima que los Falcon 900 se limpien antes y después de cada vuelo durante 24 o 25 veces al mes. Los Airbus, por su parte, se utilizan aproximadamente dos veces a la semana de media, ya que los servicios de limpieza a realizar son 9, según estiman los responsables de las aeronaves.

Cómo se limpian los Falcon 900 y los Airbus A310

En el mismo pliego de condiciones se especifica que antes de cada vuelo los operarios deben proceder a las siguientes actuaciones, tanto en los Falcon como en los Airbus: “Revisión del estado de limpieza general del avión, carga de agua potable y retirada, antes de un vuelo VIP, de los protectores de moqueta en la sala de reuniones del avión”, en el caso de los aparatos de mayores dimensiones.

La limpieza post vuelo es más profunda: “Recogida de desperdicios, prensa, envases vacíos, menaje y lencería del avión; aspirado en profundidad de la moqueta; aspirado de asientos y divanes de tela, así como el cruzado de cinturones; limpieza de los asientos de piel; tratamiento individualizado de manchas detectadas; limpieza de aseos y eliminación de aguas residuales; limpieza general del mobiliario y galleys (donde se preparan las comidas), con especial atención a hornos y neveras; revisión general del interior de la cabina con anotación y comunicación de los defectos encontrados”. En los Airbus también hay que limpiar maleteros, bandejas de asientos y pantallas.

Los aviones VIP del Gobierno también son sometidos de forma periódica a una limpieza intensa que contempla el abrillantado de las superficies metálicas; el cuidado de la moqueta con espuma seca, así como la eliminación de manchas, desodorizado, desinfectado y desinsectado; y la atención a los asientos de piel. También se procede a labores de limpieza en el exterior de los aparatos, en el fuselaje y la zona exterior de los motores.

Como detalle llamativo, en el mismo pliego se puede comprobar que los aviones en los que se desplazan las autoridades españolas tienen a su disposición hasta medio centenar de unidades de cubrecalzado desechable. El objetivo es que, si lo desean, puedan utilizarlas para proteger la moqueta del avión y no dejar manchas con su calzado.

La empresa que contrate el Ministerio de Defensa deberá mantener un equipo de limpieza preparado durante las 24 horas del día y los 365 días del año. Nunca se sabe cuando el presidente del Gobierno o los ministros pueden utilizar el Falcon. Para la limpieza previa a los vuelos y posterior el tiempo de respuesta máximo permitido es de dos horas.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: