Italia abre el debate para la creación de una moneda paralela al euro

Italia, inmersa en un tira y afloja con Bruselas por sus finanzas públicas que ha disparado su prima de riesgo, pone sobre la mesa el debate para introducir una nueva moneda nacional que sirva para pagar deudas. Esta moneda, que sería paralela al euro, alimenta los rumores sobre una futura salida del país del bloque común.

Según publica Financial Times, destacados miembros la Liga del viceprimer ministro Matteo Salvini han hecho pública la propuesta, que fue aprobada por votación en el Parlamento italiano la semana pasada, en una votación que no obstante no es vinculante.

La idea pasa por que el Gobierno italiano emita deuda en pequeñas denominaciones que puedan cambiar de manos como medio de cambio. Claudio Borghi, uno de los asesores económicos más influyentes de la Liga, ha defendido la idea, al igual que Alberto Bagnai, presidente de la comisión de finanzas del Senado de Roma. Borghi, que ha sido muy crítico con la adhesión de Italia a la moneda única, es presidente de la Comisión de Presupuestos de la Cámara Baja del Parlamento italiano.

La propuesta implica la creación de un nuevo tipo de letras del Tesoro , denominadas mini-BOT, que podrían ser utilizadas por el Gobierno para pagar los atrasos que debe a las empresas comerciales, así como por los ciudadanos para pagar sus impuestos. Es decir, tendría la posibilidad de convertirse en lo que en la práctica sería una moneda nacional paralela, separada de la moneda oficial de Italia, el euro.

Aunque no hay propuestas detalladas, FT explica que Tommaso Monacelli, profesor de economía de la Universidad Bocconi, señala que los mini-BOT podrían oscilar entre 1 y 50 euros en valor nominal, sin tipo de interés ni fecha de vencimiento.

La Liga, que forma coalición de gobierno con el Movimiento Cinco Estrellas, incluyó los mini-BOT en su programa electoral el año pasado, y el acuerdo de coalición también los menciona. La idea recibió una mayor atención la semana pasada cuando los mercados se asustaron después de que el Parlamento italiano aprobara una votación en la que se pedía al Gobierno que considerara la posibilidad de utilizar los mini-BOT como forma de pagar sus deudas con los proveedores.

La medida es polémica porque es vista como un modo de socavar la pertenencia de Italia al euro, como un paso intermedio para abandonar la moneda única.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba