La estremecedora mafia pederasta organizada en Castellón

caso bar españa

La Residencia de Menores Baix Maestrat de Vinarós, fuente de ingresos económicos en el negocio de prostitución infantil, pederastia y pornografía.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, denuncia que dos centros de menores tutelados por la Conselleria de Bienestar Social vulneran los derechos fundamentales de los jóvenes que están a su cargo.

El documento, al que ha tenido acceso Levante de Castelló, critica los regímenes disciplinarios y alerta de que los menores son medicados cuando sufren una crisis violenta sin su consentimiento. Los centros analizados en la Comunitat Valenciana, junto a otros de toda España, son Baix Maestrat de Vinaròs y l´Omet de Alicante.Las dos residencias acogen a menores con trastornos de conducta.

La Conselleria de Bienestar Social criticó ayer la difusión del informe, niega constancia de la vulneración de derechos y recriminó a Múgica por no habérselo entregado para abrir una investigación.

El informe denuncia las constantes «contenciones físicas» que se hacen a los menores. Múgica insiste en que en ningún caso deberían usarse como sanción y lamenta que muchos menores del centro Baix Maestrat le hicieron llegar sus quejas por la «cotidianidad» con la que se ejecutan.

El documento incide en que los jóvenes en acogida rechazan las contenciones «realizadas de forma abusiva, por personal especializado y sin las adecuadas garantías, dado el daño que pueden llegar a causarles».

Así «ocurrió, por ejemplo, en el centro Baix Maestrat, gestionado por la Fundación Internacional O´Belén en Vinaròs, en donde un menor nos relató que un vigilante de seguridad le rompió un brazo al hacerle una contención».

El documento cuestiona el suministro de medicación a los menores cuando están violentos como medida de control. El estudio vuelve a citar el centro Baix Maestrat para lamentar que «el enfermero y los menores nos informaron de que cuando se niegan a tomar fármacos o tienen alguna crisis se les inyecta la medicación».

El informe revela que la normativa que marca el régimen disciplinario en el centro de Vinaròs «no recoge los derechos de los menores» ni hacen mención a las «sanciones que corresponden a las faltas» reguladas expresamente.

La propia Generalitat, que asegura que desconocía la investigación, remitió un informe al Defensor del Pueblo en el que especificaba que el reglamento de régimen interno de l´Omet en Alicante esta orientado «más a un centro con las características de reeducación, donde existe una amplia restricción de derechos y libertades, que a uno de carácter terapéutico». La residencia afronta los problemas de conducta de los menores «más desde una perspectiva de control que desde» un punto de vista «terapéutico», según el documento.

Un ejemplo de esta situación es que los menores del centro alicantino son sometidos a desnudarse por completo durante los registros sin que haya ninguna norma de la Administración que lo regule. En Vinaròs, siempre según el informe, los menores aseguraron al Defensor que tienen que desnudarse -aunque no de forma integral- y ponerse de cuclillas durante los registros.

 

La Fundación O´Belén niega las acusaciones.

El informe, de ámbito nacional y en este caso sin hacer una mención expresa a la Comunitat, lamenta que muchas residencias «maniatan» a los menores y les prohíben la asistencia al centro escolar o salir al patio.

El centro Baix Maestrat está gestionado por la Fundación Internacional O´Belén y l´Omet por una cooperativa -que se llama Socialia- de la misma fundación, aunque sufragados y tutelados por Bienestar Social, según confirmó la Conselleria.

Loading...

El estudio lamenta que las entidades gestoras gozan de una libertad prácticamente total para imponer en sus residencias un régimen disciplinario aún más duro que el existente en los centros de reforma y con menos garantías para los menores.

El presidente de la Fundación O´Belén, Emilio Pinto, expresó su «sorpresa» por el informe y atribuyó estos resultados a que la alta institución ha basado su estudio en entrevistas con los niños internados, «que están allí por la fuerza».

Pinto defendió a la fundación y a sus trabajadores de algunas de las conclusiones del informe y explicó que en sus instalaciones «no se ata nunca a ningún menor, tampoco se le priva de alimentos ni de asistir al colegio».

Las/os menores de este Centro eran una importante fuente de ingresos económicos para Farina y “socios” en el negocio de pornografía y prostitución infantil, ya que por las noches, junto con otros menores, eran sacadas de éste Centro y llevadas al Bar España de Benicarló, donde los niños eran ofrecidos a los “clientes” pederastas, que previo pago a Giuseppe Farina y a Juan Mateo, (y otros lacayos) encargados éstos del cobro a los “clientes”, participando económicamente de “este negocio”, presuntamente, Ramón Jovani Puig, Carlos Fabra Carreras, Sofía Díaz García, Gema Perfecta Redó Ferrer y “otros”.

Que las menores X e Y, confirmaron, que estaban siendo victimas de abusos sexuales y que les hacían películas junto con otros niños, que en la ampliación de denuncia son nombrados por las menores: tití, Maní, Guillermo, Joan Caballer, Andreu Gisbert, Alex, Gala, todos ellos en principio disfrazados y después desnudos junto con personas mayores que abusaban sexualmente de ellos, todo ello ocurría en la masía Mas del Coll de Rosell (Castellón).

Santiago Moreno Rius, escribo como víctima de abusos sexuales realizados sobre mi persona y desgraciadamente, testigo presencial de los abusos realizados a muchos niños. Concretamente, quiero describir las violaciones, abusos sexuales , filmaciones con caracter de pornografía infantil, humillaciones realizadas y todo tipo de vejaciones que ni siquiera la mente humana pueda imaginar.

Hago memoria de lo ocurrido y, claramente puedo contar que estas niñas han sido violadas , abusadas, ,maltratadas y amenazadas por las siguientes personas presentes: Farina, Fabra, Bernard, Mateu, Sisco, Paco Sanchez, Sofía y Gracia.

A continuación detallo lo que cada una de estas personas hicieron a las niñas XXXXXX en los diferentes lugares como la masía “Mas del Coll, en Rosell, el bar España, en Benicarló, en la residencia de menores “Baix Maestrat”, en Vinarós.

Tanto Gemma como los monitores son cómplices de los abusos sexuales y aberraciones que hemos sufrido los niños de esta residencia. En todo momento durante mi estancia en esta residencia durante 5 años, nos han prostituído a todos los menores que estábamos allí internados, tanto dentro de la residencia , donde permitían entrar a personas mayores, a las cuales permitían abusar de nosotros sexualemtne , como obligarnos, por las noches, siempre en días concretos.

Tanto Gemma como los monitores , con la complicidad de Sanchez, jefe territorial de bienestar social, durante años convirtieron el centro de menores Baix Maestrat en un prostíbulo donde se comerciaba con los niños que allí estábamos ingresados.

La estremecedora mafia pederasta organizada en Castellón

 

Sé el primero en comentar !

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.