Los bomberos acusados de tráfico de personas en Grecia: “Se está criminalizando la ayuda humanitaria”

Derechos humanos

El 14 de enero de 2016, Manuel Blanco, Enrique Rodríguez y Julio Latorre fueron detenidos en Lesbos. Estos bomberos sevillanos, voluntarios de la ONG Proem-Aid, habían llegado a la isla griega impulsados por las trágicas imágenes de refugiados ahogándose en el mar.Acudieron para participar en labores de rescate y se encontraron con una acusación por tráfico de personas. Tras varios días en el calabozo fueron puestos en libertad, previo pago de 5.000 euros cada uno, y este 7 de mayo, más de dos años después, tendrán que sentarse en el banquillo.

“Nosotros vamos a ser los juzgados, pero este es un juicio que va mucho más allá. Se va a juzgar la ayuda humanitaria. Se está criminalizando la ayuda humanitaria. Se penaliza la solidaridad”, lamenta Manuel al otro lado del teléfono.

“Si juzgan a tres bomberos y finalmente los declaran culpables, el resto de personas que están ayudando se lo pensarán mucho antes de seguir”, augura el vicepresidente de Proem-Aid. Él es partidario de que las cosas se hagan con un orden.

No en vano ellos se rigen por protocolos y en todos sus desplazamientos se identifican ante las autoridades locales y la embajada española. Pero recuerda que si las organizaciones no gubernamentales actúan es ante “un vacío en cuanto a la ayuda que proporcionan los Estados”. “El problema de la criminalización es que volverán a quedar esos huecos”, denuncia.

Las penas de cárcel a las que estos hombres se enfrentan podrían ascender a diez años por cada persona rescatada. La paradoja radica en que en el momento del arresto no llevaban a ningún inmigrante en el barco, de ahí “la vaguedad y la imprecisión de la acusación”. Aquella madrugada de principios de 2016, la embarcación con la que Proem-Aid operaba estaba siendo arreglada, por lo que Manuel, Enrique y Julio navegaron con la ONG danesa Team Humanity. Esta había recibido un aviso para el rescate de inmigrantes pero cuando llegaron al lugar no lograron localizar a nadie y se dieron la vuelta. “En ese regreso nos pararon los guardacostas griegos y nos pidieron que les acompañáramos al puerto”, recuerda Manuel. A partir de ahí comenzó la pesadilla. “Si no llevábamos a nadie, ¿cómo nos pueden acusar? Lo hacen en grado de tentativa pero no se te puede juzgar por una intención. Es surrealista”, clama.

Junto a estos tres españoles está encausados los dos miembros de Team Humanity a los que acompañaban. Les han citado el próximo lunes en el juzgado de Mitilene, la capital de la isla, pero no saben con exactitud si su vista se celebrará ese día. Es la novena que hay programada por lo que cabe la posibilidad de que sea aplazada al miércoles. “Todo es una absoluta imprecisión y eso nos genera una angustia y una ansiedad terribles”.

Loading...

Pese a la incredulidad, el nerviosismo y el malestar que les invade, y que se acrecenta según se acerca la fecha del juicio, no se arrepienten de haberse lanzado a salvar vidas: “Hemos hecho una labor impresionante. Hemos visto que nuestras manos eran necesarias en Lesbos y en el Mediterráneo y si no hubiéramos estado nosotros no habría habido nadie que se hiciera cargo de aquellas personas. No podemos dejarlas morir. Después ya veremos. Que las autoridades se hagan cargo y vemos cómo se pide el asilo, si son merecedoras de él, en qué condiciones… Pero que no sea el mar el que decida”.

Su caso ha generado una gran ola de solidaridad, tanto de las administraciones como de diferentes ámbitos de la sociedad, y ese cariño les hace más llevaderos estos momentos. Desde el Gobierno, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, les garantizó ayuda consular tras mantener una reunión de dos horas con ellos. “Creo que vinieron de buena fe, a salvar vidas y hay que respetarles esa intención que traían. Se han visto envueltos, quizá por esa buena fe, en un asunto turbulento, pero el Gobierno de España estará para apoyarlos”, dijo días después el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, precisamente en un viaje a Atenas.

La ONG ha puesto en marcha además la campaña #CondenadosASalvarVida y varios actores se han sumado a ella a través de un vídeo. “Hay gente con una vida como la tuya, y como la mía, con familia, amigos, trabajo y con un futuro. Pero que son capaces de sacrificarlo todo por salvar las vidas de otros”, afirman artistas como Raúl Arévalo, Carlos Castel, Rocío Muñoz o Cristina Plazas. Junto a ellos participan Tristán Ulloa, José Luis García Pérez, Patxi Freytez y Joaquín Climent. “Miles de condenas a muerte en el mar dependen de su absolución”, concluyen.

Desde diciembre de 2015, Proem-Aid ha ayudado a más de 50.000 personas llegadas a Grecia por mar en condiciones lamentables. El caso de estos tres bomberos ocurrió en la tercera misión que realizaban. Desde entonces han llevado a cabo otras treinta. Porque ellos no han vuelto, pero la ONG ha permanecido.

“Hemos seguido trabajando en la isla de la misma manera. En colaboración con las autoridades y no hemos vuelto a tener problemas”, explica Manuel, para quien eso es muy significativo: “Si fuésemos los malos que pintan no nos habrían dejado permanecer ni un segundo más allí”.

Araceli Guede

20minutos.es

Necesitamos tu ayuda

La falta de libertad de prensa es un grave problema de nuestra sociedad. Ayuda a la prensa independiente, aquella sin ataduras a las multinacionales y a las subvenciones del partido gobernante. Haz posible la independencia del periodismo. Por una información veraz, una democracia más justa.

Seguir en Facebook !

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.