¿Será Catalunya también la tumba de Sánchez?

Cuatro elecciones en España en los últimos cuatro años; dos presidentes, Rajoy y Sánchez, superados por la revuelta catalana; una posibilidad real de que el independentismo, por primera vez, tumbe el tablero político catalán en unas elecciones españolas y obtenga la mayoría de los 48 escaños en disputa; Pedro Sánchez luchando por no quedarse en propiedad el calificativo de El breve, que ha lucido durante décadas Leopoldo Calvo Sotelo; una sensación, entre los sociólogos electorales, de lo que ellos denominan “la tormenta perfecta” para definir lo que se fraguó hace unos meses en Andalucía, cuando no se vio venir la magnitud de la ola hasta la misma noche electoral.

El independentismo al alza, la izquierda española a la baja, la derecha hacia arriba y una dispersión de partidos -en Cantabria, Teruel, Canarias, Galicia, Valencia- que aspiran a uno o dos escaños. Este es el cuadro que puede dejar el domingo por la noche la política española después de la jugada, quien sabe si suicida, de Pedro Sánchez. No parece probable que su cambio de guion de las últimas horas acentuando el peligro de la derecha y dejando en un segundo plano Catalunya le dé el oxígeno que necesita para retener los 123 escaños que consiguió en abril y que ahora ya firmaría. Hasta 115, ocho menos, le llegan a atribuir algunas encuestas que se dan a conocer aunque no se publican porque está prohibido. Las izquierdas -PSOE, Unidas Podemos y algún escaño de la formación de Errejón, Más País- empatadas a diputados con las derechas -PP, Vox y Cs-, cuando, en abril, la diferencia entre ambos bloques españoles fue de 23 escaños a favor de Sánchez e Iglesias.

Es obvio que alguien ha equivocado la estrategia y que, en situaciones de crisis, crisis profunda, como la que padece España, el comportamiento de los electores quizás no sea tan diferente a lo que sucede en el mundo entero, y, lejos de reforzar la gobernabilidad, lo que acaba sucediendo es que acaban dándole una patada al tablero. El independentismo tendrá cartas a jugar si es así. Y serán buenas cartas para modificar situaciones que hasta la fecha han quedado bloqueadas. El apoyo entre PSOE y PP no es tan fácil sobre el papel, con una fuerza política como Vox consolidada al alza. Y está el compromiso de Pablo Casado de que no se abstendrá aunque Sánchez necesite sus votos. 

Se abrirá entonces el escenario de unas quintas elecciones que ya no serían un suicidio para Sánchez, si aún sigue, sino para España. Será el momento del independentismo si obtiene unos excelentes resultados y no se ha conformado antes con acuerdos de bajo perfil. Ahora dispone de 22 de 48 escaños y las encuestas otorgan una horquilla de entre 23 y 26 para Esquerra, Junts per Catalunya y la CUP. La carpeta catalana maniatando la gobernación en España hasta que haya diálogo entre gobiernos sin líneas rojas como quieren los electores. Ese tiene que ser el objetivo si los resultados de las urnas lo ponen a tiro. Doblegar la intrasigencia y sentarse a negociar.

https://www.elnacional.cat/es/editorial/jose-antich-elecciones10n-catalunya-tumba-sanchez_439497_102.html

elnacional.cat

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: